Aceite y agua para una mezcla sorprendente.

A veces ingredientes que parecen no casar demasiado, ofrecen un excelente resultado si nos atrevemos a usarlos cuestionando las creencias que nos lo impiden. Imaginad por un momento que aceite y agua pueden mezclarse dando lugar a una crema densa y untuosa, apetecible y vistosa. ¿Cómo saberlo? ¡Probando! Solo probando logramos ser conscientes del resultado de una acción. Puede ser un buen resultado o un resultado mediocre. Si es bueno, lo celebraremos. Si, por el contrario, es malo, analizaremos el por qué e intentaremos aplicar las correcciones que sean necesarias para obtener un mejor resultado en el futuro.

En mis sesiones, trato de aplicar esta máxima siempre. Mezclo cosas aparentemente poco compatibles con el ánimo de encontrarme con resultados sorprendentes. Quizás no ocurre siempre pero… ¡Ay cuándo ocurre! ¡Suceden cosas maravillosas que hacen que las sesiones sean inolvidables!

seeway2

Como, por ejemplo, aquella vez que dimos la bienvenida, a la clase de Customer Experience, a los/as estudiantes de un Master de Marketing Digital con un concierto de chelo. ¿Qué logramos con esta acción?

  1. Sorprender a los/as asistentes/as. No creían que el lugar en el que se estaba dando el concierto, fuera a ser el lugar en el que se impartiría la clase.
  2. Generar tráfico. Otras personas, ajenas a la clase, se acercaron al aula para ver lo que allí estaba sucediendo.
  3. Crear una Experiencia memorable. Convertimos una asignatura universitaria, en un recuerdo que perdurará en el tiempo.
  4. Obtener notoriedad. ¿Qué nos traes hoy? Es la pregunta que más me hacen cuando cruzo la puerta. Luego vinieron aparatos para medir la satisfacción, sesiones de Lego Serious Play, máquinas de café, experiencias en Boutiques de lujo…
  5. Explicar una historia. En este caso, el contexto era el de la asignatura de Customer Experience, por lo tanto, elegí que mis alumnos/as vivieran una Experiencia en cada sesión de trabajo.

Pero… ¿Cómo podemos lograr cosas como las anteriormente descritas? Siendo creativos/as, atreviéndonos a fallar, haciendo matemáticas… ¿Matemáticas? ¡Pues sí! Suma, resta, multiplica, divide y obtén nuevas cosas derivadas de estas operaciones. Existen muchos ejemplos:

  1. Alguien se atrevió a sumar un palo a un caramelo y ofreció al mundo una solución deliciosa.
  2. Otro se atrevió a restar el azúcar de un refresco de cola y pudo ofrecer su producto a un montón de gente preocupada por su figura.
  3. Uno más multiplicó los productos que ofrecía en su restaurante y creó un producto que constaba de hamburguesa, patatas y bebida. ¿Quiere añadir una hamburguesa pequeña por un euro?
  4. Otras personas decidieron trocear (dividir) sus productos e inventaron accesorios y complementos que permitían incrementar las posibilidades de uso de un producto o servicio.

Trata de hacer estos ejercicios matemáticos y descubre qué sale. Puedes encontrar algo único y sorprendente que te cambie la vida.

¿Lo hacemos juntos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s